Comprometiendo tus hábitos

¡Deshazte de todo lo rudimentario y dale un giro a tu vida!

No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho.

Aristóteles

¡Invierta el orden de las cosas! Hay muchos que se proponen iniciar algo como una dieta, una rutina de ejercicio, un cambio de imagen, pero simplemente no lo logran porque tienen un “molde de vida” que les condiciona su realización.

Un hábito es la conducta que solemos repetir en nuestro diario vivir con regularidad y el cual nos crea ciertas limitaciones… Pero tenemos la oportunidad de trabajarlas, y sustituirlas de modo que podremos obtener los resultados que en sí anhelamos y solo realizando modificaciones en nuestra “modus vivendi” manera de vivir. Sólo tomando conciencia de cada una de ellas podemos cambiar nuestras costumbres o acciones.

¿Pero cuántos tipos de hábitos existen? Aquí te dejo una lista?

  • hábitos físicos.
  • hábitos afectivos.
  • hábitos sociales.
  • hábitos morales.
  • hábitos intelectuales.
  • hábitos mentales.
  • hábitos de higiene.
  • hábitos costumbristas.

¿Cómo nos afectan?

La influencia que experimentamos ante el frenesí cotidiano puede frenar o acelerar muchas de las cosas que realizamos habitualmente. Nos enlazamos sin saber a una cuerda de la cual luego no logramos escapar. ¿Cuántas veces elegimos vestir con los mismos colores quizás por prisa? ¿Transitamos repetidamente las mismas rutas lo cual sería dado al congestionamiento? ¿A qué hora nos levantamos y acostamos? ¿Hacemos cambios significativos en nuestro hogar? Vamos contra el reloj de tareas, y responsabilidades a la misma vez que vamos adoptando y desarrollando prácticas que van en detrimento de nuestro bienestar físico y emocional.

Todas estas prácticas se asemejan a la formación de “estalagmitas y las estalactitas” dentro de una caverna. Estas son la acumulación de minerales constantes a lo largo del tiempo…De la misma manera los hábitos van como una gota “martillando” en el mismo lugar una y otra vez.

Nuestra mente es un mundo de conexiones neurológicas y toda causa tiene su efecto. A simple vista no logramos darnos cuenta, porque se graban en nuestro subconsciente, pero al pasar del tiempo podemos percatarnos que nuestras acciones hablan por si solas. ¡Entonces para que postergar lo que podemos hacer ahora!

¿Cómo tomar el control?

¡Comprométete! Toma un lápiz y papel y haz un listado de todas aquellas cosas que haces a diario y que entiendes que puedan ser nocivas para ti e implementa algo nuevo. Seguramente puedes comenzar por las más sencillas. ¿Por qué no prueba el cambiar los cuadros de la sala?  ¿Cambiar la cama de posición en la habitación? ¿Puedes darle unos colores más vivos a esa pared blanca? ¿Mover algunos muebles de la sala a otro espacio? Todo esto aporta a romper con los patrones cotidianos y mejora tu calidad de vida.

Tus creencias se convierten en tus pensamientos,

tus pensamientos se convierten en tus palabras,

tus palabras se convierten en tus actos,

tus actos se convierten en tus hábitos,

tus hábitos se convierten en tus valores,

tus valores se convierten en tu destino.

Mahatma Gandhi

PHS&E

Referencias utilizadas:

Libro Educar para Sanar: Ciencia y Conciencia del Nuevo Paradigma Educativo. Autores: Christian Simón y Jorge Benito. Publicado: 9 marzo 2016

Anuncios
Publicado en: Sin categoría